Saltar al contenido

Derecho de Propiedad Industrial

febrero 10, 2021
derecho de propiedad industrial

¿Conoces que significa el derecho de propiedad industrial y qué importancia tiene en nuestra sociedad?

El hombre siempre se ha distinguido del resto de los animales, por su capacidad de razonar y esto lo ha conllevado desde tiempos muy antiguos a crear.

Estas invenciones se realizaron desde el propio descubrimiento del fuego y luego con las herramientas e instrumentos que le permitían sobrevivir y desarrollarse.

Sin embargo, llegó el momento en que tales inventos comenzaron a manejarse en secreto, con la necesidad de protegerlos, fundamentalmente por la competitividad que iba apareciendo.

Es así que poco a poco se formularon algunas disposiciones que protegían estas creaciones y con ello, aparecieron los primeros inicios de lo que hoy conocemos como el Derecho de Propiedad Industrial.

Es por ello que hoy el tema del Derecho de Propiedad Industrial ha dejado de ser de interés exclusivo de autores, científicos, innovadores y profesionales del derecho, para convertirse en un tema global que aparece en la vida de cualquier persona.

¿Qué es el Derecho de Propiedad Industrial?

que es el derecho de propiedad industrial

Son varios los conceptos que giran alrededor de este tema tan interesante. Acerca de él se plantea que es el grupo de disposiciones jurídicas a través de los cuales se les otorga a las personas, el derecho exclusivo sobre una creación determinada.

Este conjunto de normas, funciona como un sistema que protege las ideas que tienen un interés económico, industrial o comercial de terceras personas.

De esta forma, se le permite al autor y propietario decidir quién y cómo puede ser utilizada su obra y al mismo tiempo puede defenderla, controlarla, así como manejar la parte económica que a ella se vincula.

Por otra parte se plantea que el derecho de propiedad industrial es el derecho que posee el creador de una obra que guarde relación con la industria y el productor, con la creación de los signos que van a distinguirla del resto.

Consecuentemente, una vez adquirido estos derechos la propiedad industrial sobre la obra, posibilita la protección de las creaciones inmateriales que siempre tienen un fin industrial o empresarial.

Este tipo de propiedad se encuentra en los registros de marcas, patentes, entre otros, que de acuerdo al avance de las tecnologías y la aparición de nuevos mercados, también en el ámbito económico ocupan un lugar muy importante.

En otras palabras el Derecho de Propiedad Industrial es también el derecho que va a proteger a la persona del hecho de que un tercero plagie o copie el invento, o lo utilice sin estar autorizado.

Esto abarca todo lo que pueda ser creado por las manos, la industria o el intelecto de una persona.

Es por ello que se plantea que esta rama del derecho está directamente vinculada al poder o soberanía que tiene una persona sobre su idea.

Por esta razón el Derecho de Propiedad Industrial experimenta a menudo significativos cambios y se encuentra en una dinámica constante.

¿Cuál es el Origen del Derecho de Propiedad Industrial?

En las antiguas civilizaciones, antes de Cristo, ya aparecían rasgos del Derecho de Propiedad Industrial y existió en Grecia una ley que ordenaba que en los archivos de las ciudades se custodiaran las copias exactas de las obras de los clásicos.

De esta forma se vio en la necesidad de sacarle copias a los libros de forma manuscrita, aunque su precio era muy alto y no se podía reproducir en grandes cantidades.

Esto además de las pocas personas que sabían leer, fue lo que motivó a la necesidad con un interés jurídico de protegerlos.

En Europa, en los siglos X y XI, aparecieron las primeras invenciones fundamentalmente en la agricultura en cuanto a los instrumentos de trabajo y los medios de transporte, con la finalidad de perfeccionarlos y mejorar la forma de adquirir los productos. Ejemplo de ello fue el arado, los molinos hidráulicos y los de vientos.

Consecuentemente en la época del renacimiento, personalidades como Leonardo Da Vinci, además de sus obras de arte, dio grandes aportes en el campo de la geografía, mecánica y otras ciencias.

El mismo, empleó como iniciativa para evitar que otros copiaran sus inventos, una escritura de derecha a izquierda, realizada de este modo para que no pudieran descifrar y entender lo que inventaba. 

De igual forma fabricantes de instrumentos musicales protegían ocultando sus secretos sobre las fórmulas logradas para los barnices.

Años más tarde, con la imprenta creada por Gutenberg y con el descubrimiento del grabado, ya se podían reproducir libros y documentos, marcando este hecho un momento importante y radical en el mundo.

Es así que tales reproducciones se independizan de la persona que las crea y su utilización por otras personas, es la que determina la necesidad de protegerlas, aunque todavía estaría muy lejos de lo que conocemos hoy como derecho de propiedad industrial.

En un principio fueron llamados privilegios que otorgaba el gobierno a los impresores, para luego aprobarlos y que pudieran registrar la obra.

Al desaparecer este término, en el siglo XVIII, aparece un movimiento que defiende los derechos de los autores frente a los que imprimían las obras.

Es entonces que se comienza a hablar del derecho de autor, como lo conocemos hoy y con ello el conjunto de normas que aseguraba y protegía esta disciplina. 

De este modo en el año 1763 el rey Carlos III, ordenó que los privilegios pertenecerían al autor y se les negaría al resto de las personas. Esta acción ya marcaba una distinción entre el autor y el editor.

No obstante, no es hasta finales del siglo XVIII, que este reconocimiento del derecho individual del autor, protege a sus obras y comenzando por Estados Unidos y Francia, muchos países incluyeron el derecho de autor en su constitución.

Con la contemporaneidad el derecho de autor es conocido mundialmente, como uno de los derechos del individuo y se dispuso en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por otra parte, el Convenio de París y el Acuerdo sobre los Derechos de la Propiedad Intelectual, son dos documentos de carácter internacional de gran importancia para esta disciplina.

Elementos del Derecho de Propiedad Industrial

elementos del derecho de propiedad industrial

Necesariamente para conocer el alcance y contenido del Derecho de Propiedad Industrial es necesario conocer que esta disciplina comprende:

Las Marcas Comerciales, que no es más que signos que distinguen unos productos de otros y pueden ser: servicios, mercancías y establecimientos en el mercado.

Como característica fundamental, las marcas tienen que ser únicas y distinguirse del resto y de esta forma la persona puede tener preferencias por un producto u otro de la misma especie o que sean iguales.

Estos signos que determinan las marcas pueden ser: frases, letras, números, fotos, etc. o una combinación de todos estos.

Por otro lado las marcas deben tener definido un territorio donde pueden ser utilizadas, un tiempo de duración temporal, pero con la posibilidad de ser renovadas indefinidamente, siempre y cuando se pague la tasa correspondiente.

Otro aspecto que incluye el Derecho de Propiedad Industrial son las indicaciones territoriales y títulos de origen.

Esto se vincula a la protección de cualquier producto que sea original de un país o área geográfica determinada.

Las Patentes, son otro de los elementos que componen al Derecho de Propiedad Industrial y lo concede el Estado para proteger una obra.

Sobre ellas pesan derechos exclusivos que permiten utilizarla y explotarla, impidiendo que otros lo hagan sin su autorización.

Los diseños también forman parte del Derecho de Propiedad Industrial. Se caracterizan por realizarse en tres dimensiones con o sin colores.

Además, se diferencia de los demás y/o de diseños similares por su forma geométrica u ornamental.

Límites del Derecho de Propiedad Industrial

El Derecho de Propiedad entraña determinados derechos y límites porque otorga el derecho de utilizar el invento u obra y el derecho de prohibir que otro lo haga.

Este hecho de la prohibición es la que permite que el propietario solicite el pago de una licencia, a la que se le conoce además como regalía y al mismo tiempo casi todos los derechos de la propiedad industrial, están limitados, en cuanto a la duración y la territorialidad.

Otro de los límites muy importante en el Derecho de Propiedad Industrial es “el derecho de prohibir el agotamiento del derecho”.

Esto quiere decir que, una vez autorizado al titular de la obra, y éste cobrado los impuestos pertinentes, no es posible revocar el derecho dado o impedir que la venda.

Es importante destacar que la Propiedad Industrial es una rama de la Propiedad Intelectual y se diferencia del Derecho de Autor.

Formas de Protección en el Derecho de Propiedad Industrial

formas de proteccion en el derecho de propiedad industrial

En la doctrina aparecen varias formas de protección de la Propiedad Industrial.

La primera de ellas son los modelos de utilidad, que corresponden a aquellas creaciones pequeñas que para su otorgamiento no necesita de tantos requisitos como la patente. El tiempo de protección también es menor.

De forma general esta forma de protección lleva consigo una mejora en el funcionamiento del producto.

Otra protección muy utilizada es la del secreto industrial, también conocida como “know how”, a través de la cual se puede decidir mantener en secreto lo inventado, lo que no impide que se mantenga protegida jurídicamente la obra.

No obstante el responsable puede dar a conocer el secreto a terceros, con la debida licencia y esta lo obliga a dejar de explotar lo que conoce cuando expire el tiempo, siempre que no se haya hecho público tal conocimiento.

La marca es otro medio de protección al que ya se hizo alusión, pero desde el punto de vista protector impide el engaño y la confusión de los clientes.

Su protección varía de acuerdo al país y puede que su renovación sea indefinida, pero si no es utilizada, se cancela.

En el caso de los dibujos y modelos industriales por ejemplo, se asegura una protección que de aproximadamente los 15 años.

Sin embargo, esto no descarta la presencia de países que extiendan este término temporal por más tiempo.

El derecho de la competencia desleal, permite ir en contra de aquellas conductas intrigantes o deshonestas que puede imponer la competencia.

Gracias a esta forma de protección se evita el soborno de empleados, se respetan los secretos industriales y las formas de confusión.

Por otra parte se señala que es importante tener como principio la licitud de la copia de las creaciones de terceros que no cuentan con privilegios, porque si alguien divulga una obra sin tener la correspondiente patente, no podrá reclamar sobre las copias que se realicen de sus productos.

Principios del Derecho de Propiedad Industrial

Al igual que en otras ramas del derecho, el derecho de propiedad industrial está sujeto a determinados principios:

En el Derecho de Propiedad Industrial el diseño debe ser registrado para su protección legal y los derechos que se les conceden a terceros a través del registro tienen carácter territorial, aunque existen algunas excepciones.

Por otra parte el derecho sobre el diseño es limitado, porque solo excluye a otros de su fabricación, importación o forma de ofertarlo.

En relación al período de protección no acostumbra a ser muy largo y por lo general se establecen prórrogas.

Aquellos productos o diseños que vayan en contra de la moral y el orden público, no son registrables.

Características del Derecho de Propiedad Industrial

caracteristicas del derecho de propiedad industrial

El Derecho de Propiedad Industrial, presenta características que le otorgan cierta autonomía y lo distingue del resto de las disciplinas del derecho.

Esto ocurre porque el titular de la obra es quien decide y tiene el poder para determinar cómo será utilizada y explotada, tanto en el presente como en el futuro.

Siempre el titular, tendrá una posición dominante y monopolista, recibiendo todos los beneficios de la innovación, porque es el único dueño.

Por otra parte el Derecho de Propiedad Industrial posibilita que el poseedor de la obra, ceda su explotación, previamente protegida, por medio de una licencia.

De cierta manera el hecho de la posesión, supone varias obligaciones, fundamentalmente sobre el pago de las cuotas mensuales y las tasas determinadas a las patentes.

La explotación de la obra está sujeta a un término y el derecho exclusivo de no cumplir con dichos deberes puede hacerla caducar.

Como regla general, cada país regula y establece las legislaciones en torno al Derecho de Propiedad Industrial y es por ello que se plantea que se manifiesta de forma estatal.

Importancia del Derecho de Propiedad Industrial

El Derecho de Propiedad Industrial es de vital importancia en el mundo del derecho y de forma general, ya que ampara y protege la creatividad del ser humano y se convierten en valores para cualquier individuo, empresa o país.

Para una nación a través del Derecho de Propiedad Intelectual el Estado reconoce y protege obras científicas, literarias, invenciones, innovaciones, patentes, marcas, lemas y denominaciones, siempre con apego a lo establecido y cumpliendo fundamentalmente lo dispuesto en los tratados internacionales, que se firman mutuamente, entre dos o más países.

Con la protección que brinda el derecho de propiedad industrial, el titular que ostente el monopolio de un producto o creación, además de estar protegido, una vez establecido con su lema, logo y demás requisitos, atrae y convoca a los clientes y así adquiere sus ganancias.

De esta manera el Derecho de Propiedad Industrial impulsa a la creatividad y protege la originalidad.

Esto trae consigo la seguridad en el mercado, y que los clientes no sean engañados y de serlo, pueden establecer la correspondiente reclamación, ante autoridad competente.

Es por ello que el Derecho de Propiedad Industrial, es tranquilidad para los poseedores y establece un equilibrio entre lo producido por las empresas, las personas y otros.

Ejemplos de Derecho de Propiedad Industrial

ejemplos de derecho de propiedad industrial

Son varios los ejemplos que existen en materia de Derecho De Propiedad Industrial, porque existen tantas patentes como productos se puedan inventar, ejemplos: patentes de plantas, de dibujos o modelos, las patentes de adición y en relación a este aspecto.

También están los certificados de inventor de adición, certificados de utilidad de adición, las licencias para los esquemas de trazados de circuitos integrados.

También es ejemplo del Derecho de Propiedad Industrial los certificados de inventor, los modelos de utilidad; así como toda la información en materia de marcas comerciales y otros signos, como es el caso de la representación de las fechas, los sistemas de numeración, las correcciones y los documentos adicionales relacionados con las patentes.

También es ejemplo los elementos bibliográficos contenidos en los boletines de las patentes.

Por otra parte están los Certificados Complementarios de Protección, los Códigos utilizados por las Oficinas que otorgan la propiedad de la obra. El Reconocimiento Óptico de Caracteres.

La utilización en sentido general de las normas dictadas por la OMPI, también es un ejemplo; así como las correspondencias entre la situación jurídica de los derechos sobre la Propiedad Industrial y su incidencia con la norma.

Además todos los ficheros de referencia de los documentos que aportan las oficinas, los identificadores de personas y empresas.

Otros ejemplos son los signos comerciales, que incluyen los nombres y lemas comerciales, marcas de todo tipo, logotipos, eslóganes, entre otros.

Las Fórmulas y recetas para la elaboración de un producto, ya sean recetas de cocinas, bebidas y medicamentos.

Y en el ámbito de la tecnología y las comunicaciones aparecen los dominios de la web y los de carácter digital.

¡Te Recomendamos!